Cosas que aprendes cuando te vas fuera de casa.

 

No es necesario cambiar de país para experimentar esa aventura de estar  fuera de casa. Aún recuerdo el día que decidimos venir a vivir a España. Era una sensación entre tristeza y emoción indescriptible. Después de guardar mi vida entera en 4 maletas, con 3 tickets de sólo ida en la mano y llegar a vivir esta nueva experiencia, puedo decir que he aprendido mucho más de lo que imaginaba y que las cosas han sido sin duda muy diferentes a lo que pensé en su día. Si has vivido ese cosquilleo único al moverte de ciudad, país, o continente seguro que sabes a lo que me refiero.

Las circunstancias actuales hacen cada vez más fácil viajar a otras ciudades, países y conocer culturas nuevas; definitivamente no hay mejor forma de afrontarlo que con una buena actitud. Es innegable que en el fondo causa miedo y que hay altos y bajos en el proceso, pero si lees mi experiencia seguro que te sentirás identificada en más de un punto si lo has hecho, o seguro te servirá más de uno si estas a punto de hacerlo.

cambio de pais del blog a mi armario

En mi caso hace casi dos años que dejé México, y llega un momento en que te acostumbras al cambio (o lo que en su día fue un cambio),  te envuelves en esa zona de adaptación y amas tu nueva vida tanto como la anterior. Cambiar de país me ha enseñado muchísimas cosas nuevas y me ha sacado de mi zona de confort en pocas palabras. No sientas miedo de que te muevan el piso porque seguro te convertirás en una persona más fuerte, más analítica, más independiente,  y sin duda valorarás muchas cosas que antes no hacías.

Te quiero mostrar un pequeño listado de las cosas que he aprendido de vivir fuera:

1.- Evita los prejuicios. Es cierto que muchas ciudades o culturas tienen sus etiquetas. A veces la gente con tal de ayudarnos nos dice: “En esa ciudad la gente es muy… cuidado con… No vayas a…”; pero creo que eso te puede privar de conocer ese lugar de primera mano y construir tu opinión. Probablemente quien te esté alertando no lo haga con mala intención, pero también es probable que sesgue tu experiencia y que veas las cosas desde otra perspectiva. Así que punto número 1. Fuera prejuicios. Es de los más difíciles.

evita los prejuicios del blog a mi armario

2.- Lo mejor: toda la gente nueva que vas a conocer. La familia y los amigos de toda la vida son irremplazables pero, ¿quién dijo que a tus veintitantos, treinta y tantos o cuarenta y tantos no puedes conocer a nuevos mejores amigos? Si, de esos que sientes que forman parte de tu familia. Lo mejor de llegar a un entorno nuevo es que las posibilidades de conocer gente son infinitas. A mí, hoy en día me faltan dedos en la mano para contar a todas las personas que hoy forman parte fundamental en mi vida y que no conocería sino hubiera venido. ¡Que suerte he tenido! Ahora me siento con familia aquí y allá.

nuevos amigos del blog a mi armario

3.- Aprende a adaptarte a otro estilo de vida. Si eres de espíritu aventurero esto no te costará, ya que seguramente te gusta probar cosas nuevas, ver el mundo desde otro punto de vista y escuchar otro tipo de opiniones. ¡Disfruta el camino! Pero, ¡ojo!, no esperes nada, ni planees nada, ya que seguramente la realidad no será nada parecida a lo que pensaste que sería. Adaptarte no es llegar y verlo todo maravilloso y pensar: “ ¡Wow! tal cual  lo soñé”, (ahora me río)  porque seguramente habrá cosas que no te gusten mucho y otras que te sorprendan. Creo que la capacidad de adaptarse a otro lugar es encontrar las cosas buenas, disfrutar de lo distinto, hallar los puntos a favor, lo que alguna vez deseaste en tu ciudad natal y que ahora lo puedes hacer. Es ver el vaso más lleno que vacío y disfrutar todo aquello que tu nuevo entorno te ofrece.

Es momento de reinventarte, haz lo que más te guste que tu anterior ritmo de vida te impedía hacer. Tienes la oportunidad frente a ti de encontrarle espacio a eso que siempre has querido hacer: correr (que es mi caso), cocinar, pintar, salir en bicicleta, estudiar inglés, o escribir un blog (Ríe).

la vida es como andar en bicicleta del blog a mi armario

 

4.- Prepárate para el cambio de clima. En mi caso ha sido de las cosas más difíciles de aceptar. Pasé de una eterna primavera-verano al eterno otoño-invierno. (Se lee algo exagerado pero tiene mucho de cierto). Los seres humanos somos capaces de adaptarnos a casi cualquier cosa, y sin duda es otro de los cambios que notarás. Mi consejo que es tomes las cosas con filosofía y lo afrontes con la mejor cara. Por ejemplo, ahora es momento de usar ese abrigo que siempre te quisiste poner, comprar esas botas Hunter  o, por que no, usar ese short cortito si ahora vives en una zona de más calor. No hay mal que por bien no venga.

5.- La distancia jamás te alejará de la gente que quieres. Una de las partes más difíciles de cambiar de país fue decírselo a familia y amigos. Al principio parecería que me iba a ir y no volver jamás, pero eso es mentira. Volverás, las distancias gracias a la tecnología cada vez son más cortas ya que estamos a un clic de distancia y cada vez que vuelvas será como si nunca te hubieses ido. Es verdad que muchas veces la distancia te hace ver ese hueco de algunas personas que te harán falta, pero se puede aprender a vivir con ello. Pero ni un millón de kilómetros entre tu familia y tus amigos te los quitarán jamás. Ellos siempre estará ahí para ti y aún más fuerte que nunca. Y la gran ventaja es que cuando vuelves, además de sentir que no ha pasado ni un solo día, eres la gran noticia y todo el mundo querrá verte y pasar tiempo contigo.

6.- Disfruta de nuevos sabores. Es cierto que la comida con la que hemos crecido es algo entrañable, pero ¿quién dijo que no existe otro tipo de cocina igual de deliciosa que la nuestra? El plato típico de tu región que hace tu abuela o tu madre de toda la vida es algo imposible de olvidar, pero cada cultura, ciudad o país ofrece un abanico lleno de nuevos sabores que te invito a probar y disfrutar. Seguramente encontrarás algún nuevo “plato favorito”.

7.- Aprovecha y cambia tu look. Es cierto, cuando llegamos a una ciudad nueva es momento de aprovechar y cambiar. Busca una estética nueva y hazte ese cambio que siempre has querido, total, nadie te conoce. Llegó la hora de darle un toque nuevo a tu vida y esta es una excelente forma de comenzar.

8.- Deja que las cosas fluyan y tomen su propio camino. Tu casa será dónde decidas construirla. Prepárate a cambiar, y con la palabra “cambiar” no quiero decir que seas otra persona; quiero decir que ahora tu vida será otra, disfrutarás de actividades nuevas que seguramente antes no sabías que te gustaban porque ni siquiera las conocías. “Embrace the change” (Abraza el cambio). De ahora en adelante las palabras nunca y siempre salen de tu vocabulario, porque es muy probable que lo que “siempre” dijiste que “nunca” harías comience a ser parte de tu vida.

embrace the change

Espero que te sirva mi experiencia para ver que no es fácil dejar tu ciudad, te ayude a enfrentar mejor el cambio y a ser mucho más adaptable; te invito a que seas feliz donde la vida te lleve. Todos los cambios son buenos, de todas las decisiones podemos aprender y sin duda tu puedes ser ese factor clave que le hacía falta a un nuevo entorno, y si lo haces de forma positiva siempre podrás sumar a otras personas que seguramente te aportarán muchas cosas nuevas a ti también.

Si conoces a alguien que esté a punto de cambiar de ciudad o país compártele este artículo y si te gustó no olvides darle like y compartirlo en redes sociales.

#FabiolaM.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s